éxito y dinero . club

Política y moralidad

En su intento por mantenerse en el poder, las personas al frente de gobiernos y tribunales terminan perdiendo su conciencia moral y su sensibilidad humana, llegando a validar las peores atrocidades.

Los que entran en política acaban recibiendo la visita del tentador melifluo, quien, a cambio de permanecer en el poder, les ofrece todo tipo de atractivas posibilidades de violar leyes, principios y hasta su propio alma.

Así, personas que quizás se inician en la política con buenas intenciones terminan siendo engullidas, y las que no, son expulsadas naturalmente de ese entorno.

Quienes caen no lo hacen de un día para otro, sino a lo largo de un insidioso y paulatino proceso en el que la persona, sin darse cuenta, va anestesiándose, perdiendo sus facultades morales y justificando actos cada vez más crueles.

La política es el mal.


Todos los posts »

Suscripción: rss