éxito y dinero . club

Cómo hacerse rico (sin necesitar la suerte)

Busca la riqueza, no dinero ni estatus. La riqueza son los activos que te hacen ganar mientras duermes. El dinero es la forma de intercambiar tiempo y riqueza. El estatus es tu sitio en la jerarquía social.

Debes comprender que crear riqueza de una manera ética es posible. Si en el fondo desprecias la riqueza, ésta te eludirá.

Escoge una industria en la que puedas jugar a largo plazo con gente a largo plazo. (Internet ha ampliado masivamente el abanico de oportunidades, aunque la mayoría no se ha dado cuenta de esto aún.)

Enfócate en la recursividad. Todas las ganancias en esta vida, ya sean en forma de riqueza, de relaciones o de conocimiento, provienen del interés compuesto (o sea, cosas cuyo valor se incrementa mes a mes).

Escoge a socios de alta inteligencia, de alta energía y, sobre todo, de alta integridad. No te asocies con cínicos o pesimistas, pues sus creencias se cumplen.

Aprende a vender. Aprende a construir. Si puedes hacer ambas cosas, serás imparable.

Ármate de conocimientos específicos, de responsabilidad y de un punto de apoyo.

  1. El conocimiento específico es un conocimiento para el cual no puedes ser entrenado, pues si la sociedad pudiera entrenarte para algo podría entrenar también a otro que te reemplazaría. El conocimiento específico lo adquieres cuando persigues tu genuina curiosidad y pasión, en lugar de lo que esté de moda en ese momento. (Para ti, construir conocimiento específico será como un juego, mientras que otros lo verán como un trabajo.) Lo obtendrás a través de tu propio aprendizaje, no en ninguna escuela. Suelen ser conocimientos altamente técnicos o creativos, y no pueden subcontratarse o automatizarse.
  2. Acepta el compromiso y asume los riesgos de tus negocios bajo tu propio nombre. La sociedad recompensará tu responsabilidad con equidad y apoyo. Las personas más capaces tienen marcas singulares, públicas y arriesgadas: Oprah, Trump, Kanye, Elon.
  3. «Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo» (Arquímedes). Toda fortuna requiere de un punto de apoyo. El punto de apoyo en un negocio puede provenir del capital, de las personas o de los productos sin coste marginal (es decir, sin incremento de su coste de producción por cada unidad adicional. Por ejemplo: saber escribir código o ser mediático).

Capital significa dinero ahorrado. Y, para conseguir dinero, primero debes aplicar tu conocimiento específico con seriedad y mostrar buenos resultados.

Tener personas que trabajen para ti significa tener mano de obra. (Ésta es la forma más antigua y disputada de ejercer influencia.) Tener mano de obra impresionará a tus padres, pero no desperdicies tu vida persiguiendo esto.

El capital y la mano de obra son puntos de apoyo para los que necesitas permiso: todo el mundo quiere capital, pero alguien tiene que dártelo; todo el mundo trata de liderar, pero alguien tiene que seguirte. Saber escribir código o ser mediático, sin embargo, son puntos de apoyo para los que no necesitas permiso de nadie. Son el punto de apoyo que hay detrás de los nuevos ricos. Puedes crear software o marcas que trabajen para ti mientras duermes. Un ejército de máquinas está disponible para su libre uso (simplemente se mantiene en centros de datos para su mejor aprovechamiento y eficiencia). Aprovéchalo. Si no sabes escribir código, entonces escribe libros y blogs, graba vídeos y podcasts.

El punto de apoyo será como un multiplicador de fuerza para tu buen criterio.

Tener buen criterio requiere experiencia, pero se puede construir más rápido aprendiendo habilidades fundamentales. (No existe ninguna habilidad llamada «negocios», así que evita las revistas y los cursos de negocios.) Estudia microeconomía, teoría de juegos, psicología, persuasión, ética, matemáticas e informática.

Leer es más rápido que escuchar. Hacer es más rápido que mirar.

Debes estar demasiado ocupado como para perder el tiempo, aun procurando mantener ordenada tu agenda. Establece y haz cumplir una tarifa horaria personal a la que aspires. Si arreglar tú mismo un problema te ahorra menos de lo que cobras por tu tarifa horaria, no lo arregles. Si subcontratar una tarea te cuesta menos de lo que cobras por tu tarifa horaria, subcontrátala.

Trabaja tan duro como puedas. (Aunque con quién trabajes y en qué trabajes es más importante que lo duro que trabajes.)

Conviértete en el mejor del mundo en lo que haces. Y sigue redefiniendo lo que haces hasta que eso sea cierto.

No existe una guía rápida para hacerse rico. Quien te la venda sólo pretende hacerse rico gracias a ti.

Aplica tu conocimiento específico sirviéndote de un punto de apoyo, y eventualmente obtendrás lo que mereces.

Y cuando seas rico te darás cuenta de que en realidad eso no era lo más importante que buscabas. Pero éste es otro tema.



Suscripción: rss